Las cooperativas en el rescate de la tierra

by | Oct 4, 2023 | Publicaciones

José Guadalupe Bermúdez Olivares

Hace algunos días compartí el regocijo de contar con 50 grupos de personas interesadas en conformar cooperativas para producir biofertilizante, asesorados técnicamente por el equipo de la Dra. Mena, investigadora en el tema desde muchos años, quienes tienen una bacteria y un sistema para ello; grupos de personas que acuden al Círculo de estudio sobre cooperativas, donde aprendemos juntos temas de economía social y cooperativismo. Hoy deseo referirme a la importancia que tiene lograr que muchos se integren a este movimiento de cooperativismo y ecología.

Los fertilizantes y la guerra

Existen muchas relaciones de la buena cosecha de los productos agroalimentarios, de índole social, económico y científico. Muchos aparentan no entender los por qué del problema de los fertilizantes, se ven “ausentes de la realidad” cuando satanizan las medidas gubernamentales de reactivación del campo, pero mucho más ausentes cuando obvian el impacto de la guerra Rusia-Ucrania, por señalar algunas causales de un problema que irá creciendo.

La guerra Rusia-Ucrania no solo provoca inflación en el mundo, el desabasto de fertilizantes también es una afectación, no solo en México. Rusia es uno de los principales productores de fertilizantes, representa el 15% del comercio de fertilizantes nitrogenados y el 17% de los fertilizantes potásicos, muchos países dependen de Rusia para obtener más del 50% de los fertilizantes, pero además, Rusia produce el 20% de gas natural y otros insumos para fabricar fertilizantes, lo que hace que esos porcentajes se eleven; al no tener los fertilizantes provocará desabasto de granos y productos de primera necesidad, agravándose en los siguientes años, por lo que el hambre se ve crecer en el mundo. Aunado al desabasto de fertilizantes, se disminuye la producción de granos, ya que Ucrania es el principal productor de granos en el mundo, especialmente maíz, trigo y cebada, cuya producción cae por la guerra.

No es solamente Europa quien tiene dependencia de Rusia, con más del 50% de fertilizante e igual o mayor porcentaje de granos de Ucrania, sino que al faltar, son los países que en el libre mercado ofrecerán más dinero por la poca producción de granos en cualquier parte del mundo, llevando a los países pobres a carecer de ellos, con escenarios difíciles.

La pérdida del carbono

Pero dejemos a un lado esto, como si no existiera el problema para ir a otro relacionado con los fertilizantes. Cuando hablamos el tema con los productores en el campo, afirman que años atrás la tierra producía bien, sin necesidad de fertilizantes y que ahora no hay producción si no tienen fertilizante, dicen que “la tierra se ha gastado”, cuando en realidad la tierra está perdiendo su capacidad de aprovechamiento de los nutrientes, en su experiencia, antes metían 2 cultivos en uno, es decir que entre las plantas del maíz, sembraban frijol u otro, y “eso le daba energía a la tierra hasta por 3 años”, eso se fue disminuyendo y hoy forzosamente necesita del fertilizante.

La Dra, Mena, del Grupo de Tecnología Alternativa (GTA) con un grupo de personas de ciencia ha estudiado una bacteria por más de 30 años y demostrado su acción benéfica para restituir a la tierra el carbono que ha perdido a causa de los químicos que se inyectan, lo que provoca que no aproveche los nutrientes y se vaya perdiendo su capacidad de producir plantas saludables y fuertes. Se lee en su página web, que “el GTA inició el desarrollo de sanitarios ecológicos para reciclar desechos humanos y domésticos en Mayo de 1979.  Las primeras unidades procesaban desechos sólidos en seco.  El diseño fue adaptado subsecuentemente a un sistema húmedo para procesar desechos líquidos y sólidos. Su sistema combina el sistema agrícola indígena denominado  «Chinampa,» el cual se emplea aún hoy día en Xochimilco (jardines flotantes en el sureste de la Ciudad de México) y en la cámara abonera Vietnamita de doble compartimiento. Las características de los lodos generados en las Chinampas de Xochimilco fueron investigados en términos de la relación carbón/nitrógeno, pH, oxígeno disuelto, etc. El reto para GTA era generar lodos de características semejantes, acelerar el proceso de descomposición aeróbica, producir un biofertilizante con las características deseables, y llevar todo esto a cabo sin el empleo de aditamentos mecánicos (aireadores, mezcladoras, etc.) lo cual haría que el sistema no fuese económicamente accesible a la población empobrecida a quién se enfoca prioritariamente”.

Las alternativas

Con la experiencia de años, el GTA ha creado un sistema que ponen a disposición de familias y grupos organizados, para rescatar al campo, sin químicos, con la dotación del carbono y nutrientes que necesita la tierra, para que regrese a su estado natural y no dependa de fertilizantes, que sea sustentable. En sus imágenes, demuestran que su uso es potencial en tamaño de los productos y libres de patógenos, demuestran ser una alternativa viable. No es casual que extranjeros recorran el país buscando a quien produce biofertilizante para comprar todo el que produzcan ¿tendrá alguna relación con el desabasto de los fertilizantes causado por la guerra Rusia-Ucrania?, ¿Será que también se han dado cuenta de la pérdida de carbono en la tierra?

En esta relación, desde el Círculo de cooperativas, impulsado por el Registro Nacional de Círculos de Estudio (RENACE), la Universidad Cooperativa de Chihuahua (UCCH) y la Unión de cooperativas del estado de Michoacán, con otros grupos y organizaciones, después de capacitar a casi 500 personas en la conformación de cooperativas, un grupo de estos, al menos 50 personas con sus grupos, se capacitan ahora con la Dra Mena y su grupo TGA para generar muchas cooperativas por todo el país, ello coadyuvará en el problema de la producción agrícola y será una actividad que dejará ingreso económico en las comunidades.

Conclusión

Ante el problema originado por la guerra Rusia-Ucrania, que provoca desabasto de fertilizantes y amenaza con provocar hambrunas, conviene promover la producción de biofertilizantes, que de momento será imposible cubrir la demanda, pero su importancia es que tomaremos la solución correcta para la sustentabilidad ambiental, alimentaria y de salud que necesitamos al rescatar el campo y su capacidad de producción de alimentos.

La organización desde lo local, con el empoderamiento de familias y la organización comunitaria, a través de cooperativas, nos da la oportunidad de vivir actos cooperativos donde la solidaridad es el eje que colabora a cambiar la cultura y regresar a lo natural.

Las cooperativas construyen un mundo mejor

Comparte este artículo en:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *